El Hombre que derrotó a la Radiación

Casi todo el mundo se enteró del desastre en la central nuclear de Fukushima, en Japón.  Un gran terremoto que por sí solo hizo destrozos y mató a muchas personas, dejando también el lamentable saldo de este desastre nuclear. Pero un hombre ha sabido sobreponerse y retar a la radiación que hizo que todo el pueblo se alejara. Vive solitario en un lugar abandonado, lleno de radiación, pero lo más importante de todo, vive feliz. Les presento su historia.

El Hombre que derrotó a la Radiación

Pueblo de Fukushima abandonado por la radiación El Hombre que derrotó a la RadiaciónSu nombre es

Naoto Matsumara

Un arrocero de

53 años.

     En el pueblo no hay electricidad, pero este hombre, inteligentemente, usa placas solares para cargar su PC y teléfono movil.

Naoto Matsumara hombre Vs radiaciónEl Hombre que derrotó a la Radiación

     “Nací y me crié en este pueblo” – dice Naoto… – Cuando muera, será aquí.

Ya que este hombre está siendo expuesto a una radiación 17 veces más elevada que una personanormal, y ha ingerido carne, vegetales y pescado radiactivos, unos investigadores del Organismo de Exploración Aeroespacial de Japón quisieron hacerle unas pruebas. “Cuando fui a que me mirasen me dijeron que era un campeón,” es decir, que tenía el nivel más alto de radiación en Japón. “Pero también me dijeron que no me pondría enfermo hasta dentro de 30 ó 40 años. Probablemente, esté muerto para entonces, así que me da igual.”

 

El Hombre que lucha contra la radiaciónMe acostumbré a la radiación. Al fin y al cabo, no la puedo ver,” nos dijo. “La gente que viene aquí de forma temporal también deja de preocuparse por ella… Seguro que si volvés un par de veces les dejaría de importar. Aunque las agujas en el contador Geiger nunca dejan de moverse.

 

La dosis de radiación por hora dentro de la casa de Naoto, medida por un contador de Geiger, es de dos microsieverts por hora y fuera de la casa el contador se disparó a siete microsieverts. Le preguntamos al Doctor Hiroyuki Koide del Instituto de Investigación de Kioto cómo de perjudicial es esto para Naoto y nos dijo que “La ley japonesa establece que cualquier localización con una dosis de más de 0’6 microsieverts por hora, debe ser designada como una zona de control radiactiva y cerrada a la población. Una vez dentro de una zona de control radictiva no podés beber el agua de esa zona ni ingerir nada. Para mí, es inconcebible que una persona normal pueda vivir ahí.”

El Hombre que derrotó a la Radiación

     Claro que Naoto no es una persona normal. Cuando se desató la tragedia, huyó con su padres hacia el sur durante el desastre nuclear, pero acabó dejándoles en Iwaki para regresar a Tomioka. La razón para hacerlo no era un sentimiento de amor por su hogar o un rechazo al cambio de un hombre de mediana edad. La razón era mucho más simple: No podía abandonar a los animales de la granja de su familia.

Naoto el hombre que derrotó a la radiación“Claro que tuve miedo al principio porque sabía que la radiación se había extendido por todas partes. Lo siguiente que pasó por mi mente fue que si me quedaba ahí mucho tiempo acabaría desarrollando cáncer o leucemia. Pero cuanto más tiempo pasaba con los animales, más me daba cuenta de lo sanos que estaban, y pensé que estaríamos bien”

     Asumió la responsabilidad de docenas de animales por accidente. “Nuestros perros no comieron los primeros días. Cuando por fin les di de comer, los perros del vecino se volvieron locos. Fui a ver cómo estaban y me los encontré atados. Supongo que todo el mundo abandonó el pueblo pensando que volverían en una semana.

     A partir de ese momento, les di de comer cada día. Cuando escuchaban mi camión no podían esperarse y se ponían a ladrar como locos. Siempre había algún ladrido allá donde fuese, como diciendo, “tenemos sed” o “no tenemos comida”. Entonces, empecé a hacer una ruta. ”  Muchos de los perros y gatos se han vuelto salvajes al no tener humanos cerca. Se han escondido en el bosque y no se dejan ver, como en este caso, este perro al verme se escondio y no quiso salir, solo le deje comida y me fui.
Naoto el sobreviviente de la radiaciónEl Hombre que derrotó a la Radiación

Yo se que un dia moriré… me iré…

pero me iré feliz, sabiendo que hice

lo correcto, por los indefensos.

La vida es bella, cuando se hace lo que da satisfacción.

Buenas Noches

El hombre que vive en la radiación Japón

El Hombre que derrotó a la Radiación

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*